Luego de someterse a una intervención quirúrgica :

En esta etapa del proceso quirúrgico, el paciente debe recibe instrucciones claraa, cuidados generales y otros específicos según el procedimiento q se haya realizado.

Recomendaciones generales que el paciente debes seguir:





REPOSO:

Este puede ser absoluto, descanso permanente, o relativo, en el cual se recomiendan actividades que no requieran esfuerzos. Dependiendo de cada cirugía se indicara el reposo más conveniente.
El paciente debe disponer de una ambiente calido y tranquilo que inicialmente se ofrece en la Clínica y luego en el sitio donde vive u hospede para realizar el mismo.

INDICACIONES MÉDICAS:

Antibióticos: se indican de manera preventiva con el propósito de proteger al paciente de procesos infecciosos.
Analgésicos: indicados para el dolor y molestias tolerables.
Anti inflamatorios: promueven la desinflamación y recuperación de los tejidos de manera más natural y fisiológica.

CUIDADOS LOCALES:

Curaciones: estas se practicaran por parte del paciente en su hogar y en el consultorio por parte del cirujano.
Cremas para la cicatrización y desinflamación: las mismas favorecen la cicatrización y recuperación del paciente.

SEGUIMIENTO MEDICO:

Es de vital importancia el control medico periódico para obtener una visión adecuada de la evolución del proceso.
El paciente debe comunicarse de manera inmediata con el cirujano en caso de algún malestar o cambio en el proceso normal de recuperación.

ALIMENTACION:

Se recomienda una dieta balanceada con abundante líquido ya que la misma es muy importante para la recuperación de los tejidos intervenidos y cicatrización.

FAJAS, VENDAJES O SOPORTES ELASTICOS ESPECIALES:

Los mismos tienen como propósito ejercer una presión moderada sobre las zonas que han sido intervenidas.
La presión de estos elementos es moderada y vigilada periódicamente por el cirujano, quien recomienda los ajustes necesarios.

DRENAJE LINFATICO:

Es uno de los recursos mas recomendados para acelerar el preoceso de recuperación del paciente.
Esta técnica consiste en estimular el flujo del líquido linfático a través de los conductos que han sido lesionados transitoriamente por el traumatismo quirúrgico.
El momento para iniciar el Drenaje linfático así como su frecuencia y número de sesiones serán determinadas por cada cirujano, adaptándose a cada caso y teniendo en cuenta la opinión del terapeuta que lo este aplicando.
No se aconseja iniciar el mismo antes del 6to al 8vo día post-quirúrgico, pues la manipulación temprana de ciertas áreas puede causar acumulación de fluido seroso.

NO FUMAR:

El efecto nocivo de los tóxicos del cigarrillo sobre la microcirculación, en la reducción de la nutrición y oxigenación de los tejidos, lo cual entorpece el proceso de recuperación y cicatrización.

ASISTIR A LOS CONTROLES MEDICOS.